Finanzas para bodas

May 30, 2019

“Todos hemos ido a una boda y vemos flores, pero nunca pensamos en el gasto de las flores”

 

 

El ahorro es un tema primordial en los enlaces matrimoniales, ya que nadie desea empezar una vida familiar con adeudos, por lo que en este episodio de Gimnasio Financiero hablamos de cómo organizarnos financieramente y planificar para antes y después del importante evento

 

 

 

 

 

Una boda representa el inicio de una vida familiar y también el comienzo de la independencia financiera de los padres, sin embargo un evento social de esta magnitud también implica muchísimos gastos que deben ser considerados y planificados. 

 

La experta en Marketing y Medios Digitales, Jimena Camino, señala que en toda boda hay ilusión y maravilla pero que siempre llega la cruda realidad al momento de establecer presupuestos, es decir, cuando definimos financieramente para qué tipo de fiesta nos alcanza.

 

 “En mi experiencia, creo que es fundamental desde el inicio marcar un límite de gastos. Que entre la pareja defina con cuánto presupuesto cuenta, ya sea el que conformen a partir del ahorro entre los dos, o la aportación de los padres; cómo sea, pero lo primero es marcar el límite. Si tienes 100 pesos para una boda, debes procurar no pasarte de esa cantidad”.

 

 

Jimena afirma que excederse de la cantidad fijada puede traer repercusiones a las finanzas de una vida familiar, debido a que en la realización de estos eventos es muy sencillo contraer de manera innecesaria una deuda que resulte muy complicada de cubrir.

 

Una vez que se cuenta con una cantidad establecida, se puede comenzar a elegir detalles del evento tales como el lugar a realizarse, si la boda será civil, religiosa o ambas, los alimentos y el entretenimiento. Jimena también señala que el estilo de fiesta que uno seleccione afecta al presupuesto, y comenta el caso de una pareja que, para no excederse en gastos, decidieron, en lugar de un menú tradicional de boda, realizar una parrillada, lo cual volvió la fiesta memorable.

 

De igual modo, el ahorro sería el elemento fundamental para todos los aspectos posteriores a la boda: las vacaciones, la renta del departamento, los gastos corrientes.

 

“Es necesario ahorrar. Llega un punto en el que, si quieres afrontar tantos gastos de trancazo, no puedes. Por una parte está el ahorro, y por otra parte también está la ayuda de la gente. Cuando saben que estás empezando, hay mucha gente que ya recorrió ese camino y echa la mano. En mi caso, para mi boda contábamos con un ‘guardadito’, pero también fuimos afortunados porque la gente nos ayudó muchísimo”. 

 

La comunicación en pareja es necesaria para las finanzas familiares. Jimena comenta que, en su caso, estableció con su pareja el flujo de efectivo con el fin de contar con claridad financiera, con esto fue posible determinar una cantidad para gastos mensuales y ajustar su presupuesto para ahorrar.

 

“Todos hemos ido a una boda y vemos flores, pero nunca pensamos en el gasto de las flores. En un departamento consumes gas, pero nunca piensas en el gasto; son detallitos del día a día en los que se va buena parte de tu dinero y debemos considerarlos”.

 

Share
Share
Share
Please reload

Entradas destacadas

Kakebo, el método japonés del ahorro

January 5, 2020

1/6
Please reload

Entradas recientes

December 23, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags